viernes, septiembre 08, 2006

Lorca y los liberales de taberna

Los madrileños nos quedamos sin ver la obra de Rubianes, Lorca somos todos, porque el liberal alcalde de Madrid, el señor Ruiz Gallardón, ha decidido que la censura es compatible con su brillante carné de democráta de toda la vida.
Que el señor Rubianes dijera todos los disparates del mundo en ese programa de TV3 hace varios meses no es coartada para que el arte sea cercenado, para que una obra no se pueda representar en un teatro que no es propiedad del señor Gallardón ni de los lobbys nacionalcatolicistas que comanda la condesita consorte, la pizpireta Espe Aguirre, sino de todos los madrileños, que somos los que pagamos el Teatro Español, uno de los pocos que quedan antes de ser convertidos en hipercores o alcamposcarrefour.
El señor Gallardón es la gran mentira de la política, dicen que no es tan radical como sus compañeros de partido en Madrid, lo que no es muy difícil, ni Pilar Primo de Rivera era tan extrema derecha como la condesita consorte que preside el PP de Madrid y, por desgracia, la Comunidad de Madrid.
Pero no hay que engañarse, ni Espe ni Gallardón son liberales. Puede que el PP haya querido con sus cambios estéticos de color, de himnos, glorioso ese nuevos tiempos a golpe del final count down de Europe, lavar su imagen.
Por desgracia no todos somos amnésicos, ni idiotas, el PP o AP, partido fundado por un ministro de unos de los dictadores más sangrientos de la historia del mundo, tiene entre sus miembros liberales de taberna, de esos que lo son solo de boquillas pero que rascas un poco y les sale el nacionalcatolicista que llevan dentro, de los de misa diaria y pensamiento rancio.
Como el señor Ruiz Gallardón, alcalde de Madrid, esperemos que por el bien de Madrid y de la democracia y del arte, por poco tiempo. Nosotros tenemos la palabra...

3 Comments:

Blogger Tamara said...

Al final hay una especie de miedo insano en los ciudadanos a apostar por el cambio, así que las rancias loras (pitucas culeás de esta España nuestra)irán a misa y a votar y tendremos a Gallardón y a Espe per secula-seculorum.
Me ha encantado tu reflexión, porque hablamos de democracia y libertad, y seguimos con la misma gente rancia y la misma censura. Rubianes me da igual, considero que no supo medir sus palabras y carezco de criterio para juzgar su espectáculo, pero censurarle y prohibirle es un atentado contra la libertad de expresión por la que ha muerto tanta gente en este país.
Además, dudo mucho que las tonterías de Rubianes puedan superar las sandeces e insensateces que ciertos políticos sueltan en el Parlamento y estamos obligados a seguir viendo su careto de vividores por todas partes...¿es que nadie puede censurarles?
Hay, qué lástima de mala memoria...
Estupendo, Miguel, ya se te echaba de menos por estos lares. Sigue escribiendo, please.

14:23  
Anonymous Juanqui said...

A Rubianes me parece que se le fué un poco la pinza con sus declaraciones.... pero esa censura de Gallardón no ha lugar. Somos los espectadores los que tenemos derecho a decidir si queremos o no queremos ver su obra, porque no nos gustaron sus declaraciones o por lo que nos venga en gana.

21:15  
Blogger Avellaneda said...

Es impresionante la censura sutil y sibilina que existe, como en el caso de Rubianes. Rubianes se pasó o se malinterpretó o vaya usted a saber, pero me parece increíble que para contrarrestar su opinión, para rebatirla, se acuda a la amenaza incluso de muerte, a la persecución a utilizar el cobarde temor como arma. Me exaspera que haya gente con este tipo de actitudes, seres categóricos y absolutos que piensan que el resto está equivocado. Son como los malos padres que por "proteger" prohiben y amenazan y evitan equivocarse a cada uno.
Y es que estoy mosqueada, cabreada, sorprendida y en el fondo triste... ¿Sabeis que han tenido que cerrar la página www.contralamonarquía.es por amenazas contra su autor Jaume d´Urgell? Pues sí, una página donde nos hemos expresado muchos contra una situación que nos parece injusta como es que en este siglo en el que estamos, una familia tenga los privilegios que tiene nuestro clan borbón, una opinión tan respetable como la que libremente apoya esta forma de Estado.
Sin palabras me deja todo esto... y es un silencio el que rodea a la censura de las maneras de pensar nosé si llamarlas incómodas, o equivocadas, o ...
Simplemente, a veces todo esto me da mucho miedo

20:23  

Publicar un comentario

<< Home