viernes, noviembre 24, 2006

Adriano a Antinoo


Certes, ce qui palpite ainsi au fond de moi, ce doit être l'image, le souvenir visuel, qui, lié à cette saveur, tente de la suivre jusqu'à moi.






La sombra de tu cuerpo se demora,
eco fragante, centro de este lecho
donde mi amor te abrió la voz y el pecho
buscando el balbuceo de otra aurora.

No te olvidan las sábanas, añoras
su lino el rubio juego, tu deshecho
pelo de espigas, el ardido trecho
donde la flor de la delicia mora.

Bajo un silencio de topacio, el río
de nuestra doble fuga arde su espuma
cada vez que mi mano se reposa

en este lecho donde fuiste mío.
Tu queja vuelve sobre tanta pluma
como tu sangre desde tanta rosa.

4 Comments:

Blogger El Ciudadano said...

está muy bien el soneto doctor...sé que te ha costado muchisisisisisisisimosisisisimomo hacerlo pero ha merecido la pena...no obstante, tus lectores exigimos un poco de
guerraaaaaaaaaaaaaaaaa!!!! es decir, de insultos, agresiones verbales, venganzas, ofensas, palabrotas, desprecios, humillaciones, críticas...

16:22  
Anonymous Anónimo said...

La verdad es que es difícil estar al nivel de este poema...así que me voy a limitar a felicitarte y a animarte a seguir deleitándonos con buenos poemas.
Me gusta la gente apasionada, me gustas tú...;-D
Como diría Rimbaud:
"Je sais les cieux crevant en éclairs, et les trombes
et les ressacs et les courants:
je sais le soir,
L'Aube exaltée ainsi qu'un peuple de colombes..."
("Yo conozco los cielos que estallan relámpagos,
y las trombas y las resacas,
y las corrientes; conozco la noche,
El Alba exaltada igual que una multitud de palomas...")

18:17  
Blogger Avellaneda said...

De poeta a poeta :o)... ¡que sorpresa tan grata! Los musos te acarician y sacas lo mejor de ti y ciertamente, hacer un soneto se las trae eh? y sinceramente te ha quedado precioso.
Gracias!!

23:16  
Anonymous Paloma said...

¡Qué puedo añadir a los comentarios! Cada vez que lo leo me gusta más.

02:02  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home