lunes, enero 29, 2007

De Roma no viene lo que a Roma no va

El Alcalde de Salamanca, Julián Lanzarote, del PP, y con cierto parecido físico a su tocayo Cachuli, quiere seguir compartiendo su cargo con el dictador Franco, el sabrá porqué. Se ha negado a que el pleno municipal le retire al dictador Franco el cargo de alcalde vitalicio de la ciudad que otro concejo municipal le concedió en 1968.

Es el mismo tipo que se negó a rehabilitar en su buen nombre a Unamuno, rector que fue de la Universidad, y al que se satanizó, juzgó y condenó por rojo, suponemos. Pobre don Miguel, tan conservador él.

Y es el mismo que pusó bolillos metálicos para que los camiones del Ministerio de Cultura no pudieron acceder al Archivo de la Guerra Civil y devolvieran a sus legítimos dueños lo que el dictador Franco robó.
Según la pobre oposición municipal de este sujeto lo hace para mantener fiel el voto de extrema derecha de la ciudad.

Nos cuesta creer que Salamanca que fue cuna del saber y faro de luz en medio de tanta barbarie tenga tantos vecinos partidarios del dictador Franco. Pero puede ser. Más bien nos inclinamos a pensar que el señor Lanzarote no ve ni ha visto nunca a Franco como lo que es, un genocida con voz de vicetiple.
Y eso es más grave.

Hace poco un amigo y compañero de trabajo me confesaba su pudor por declararse de derechas. Y yo le animaba a salir del armario. Que cada cual es cada cual y la conciencia es de uso personal. Pero querido amigo, con gentuza como este Lanzarote, es tan difícil quitar los prejuicios y ver a la derecha sin complejos, democrática, dialogante y moderna que España y una sana alternancia de partidos, necesitan.

No nos engañemos, cuando vemos al PP pensamos en tipos rancios y franquistas como el alcalde de Salamanca. Y ese pensamiento con actitudes como las que practica este buen señor y otros muchos peperos, inolvidable la Espe compungida porque quitaban la estatua ecuestre del dictador Franco de Nuevos Ministerios, creo que perdurara.

Dice un viejo aforismo de la jerarquía católica que "de Roma no viene lo que a Roma no va". Es decir que si quieres que no te llamen facha, jóder condena de una vez los crímenes de Franco, y el PP aunque se embadurne de aroma democrático y juren y perjuren que son centristas hijos de Pericles nacidos en Atenas, a nada que hurgas les sale el ramalazo fascista. Y eso, es difícil de ignorar...

4 Comments:

Blogger El Ciudadano said...

Muy bien Alejandro..me alegra coincidir contigo sobre la derecha...-muy fuerte lo de salamanca-
Exigimos saber qúíen es el pepero de tu curro!!!!!

14:42  
Blogger Tamara RL said...

Provengo de una familia de izquierdas, militante, comprometida, perseguida y encarcelada durante la dictadura. Soy y me siento de izquierdas, pero tengo grandes amigos, imprescindibles en mi vida, que son de derechas. Y no son fascistas ni defienden a Franco.
No es bueno generalizar, no es adecuado tapar con el mismo manto la mancha negra. Creo que hay que señalarla, igual que señalas al tipejo alcalde de Salamanca, pero no caer en la generalización que impide entender otros puntos de vista, otros razonamientos, otras posibilidades, aunque discrepemos. No creo que sea bueno demonizar en general, porque al final estaremos cayendo en los mismos complejos en los que caen los radicales de cualquier orilla.

16:28  
Blogger Stupor Mundi said...

estimada tamara, si esa vena Rosa Luxemburgo no te embargara habrías leído y habrías entendido. No era poner a todos en el mismo saco, solo que los dirigentes del PP son sin duda un mal ejemplo en esa búsqueda de la normalidad que la derecha necesita. Por supuesto que hay gente, de base, en el PP, me honro con la amistad de alguno.
No caigas tú en esa radicalidad que condenas...

16:55  
Anonymous Julián Lanzarote said...

Lanzarote informa:

¡Oye tú!

Cómo que no sabes por qué mantuve los honores a tu caudillo, a Francisco Franco? ¡Tú qué pasa, que no lees ni mi blog o qué! El blog del alcalde de Salamanca:

www.julianalcalde.blog.com

He hablado.

23:51  

Publicar un comentario en la entrada

<< Home